Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Hablemos

Chat en linea

A través de educación para el emprendimiento, se desarrollan habilidades en microempresarios de territorios afectados por la violencia y la pobreza

  • En el Día Internacional de la Educación, declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas para el 24 de enero, Bancamía con su programa ‘Emprendimientos Productivos para la Paz – EMPROPAZ-‘ resalta la importancia del fomento al emprendimiento por medio de procesos de educación especializada que generan capacidades para gestionar nuevos negocios y fortalecer microempresas.
  • Más de 10.000 microempresarios y emprendedores colombianos y migrantes venezolanos, 76% mujeres y 41% víctimas del conflicto, beneficiarios de EMPROPAZ, programa liderado por el banco junto con USAID, han tenido la oportunidad de formarse en habilidades empresariales para el crecimiento y sostenibilidad de sus negocios.
  • En 10 departamentos, afectados históricamente por la violencia y la pobreza, cerca de 1.500 emprendedores y microempresarios -entre ellos Luis Fernando Valencia, de Buenaventura- han realizado su capacitación por medio de una plataforma virtual ‘EMPROPAZ en Línea’, donde se alojan 49 módulos empresariales formativos.  

Bogotá, 22 de enero de 2024 El 24 de enero se conmemora el Día Internacional de la Educación, y la UNESCO, organismo de la ONU dedicado a la educación y la cultura, decidió celebrar este año bajo el lema ‘Aprender para una paz duradera’. En vista del constante auge de violencia y conflicto en el mundo, la organización afirma: “El aprendizaje para la paz debe ser transformador y contribuir a dotar a las personas de los conocimientos, valores, actitudes, competencias y comportamientos necesarios para convertirse en agentes de paz en sus comunidades”.

De acuerdo con el Boletín Técnico de 2022 del DANE, en Colombia el 12 % de la población que se encuentra en el rango de fuerza de trabajo no tiene ningún nivel educativo alcanzado, el 18,8% tiene estudios de básica primaria y el 35 % cursó secundaria. Estas cifras adquieren una mayor relevancia al considerar las dificultades de acceso a la educación en regiones como Caquetá, Cauca y Putumayo, áreas históricamente afectadas por la violencia. Estas dificultades aumentan la probabilidad de que episodios de conflicto resurjan, sin pasar por alto el riesgo de estancamiento económico para aquellos que enfrentan la falta de oportunidades. La implementación de programas de formación y la inclusión financiera podrían desempeñar un papel crucial para fomentar la construcción de tejido empresarial en estas regiones.  

Es por esto que Bancamía, entidad de la Fundación Microfinanzas BBVA, en alianza con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), junto a la Corporación Mundial de la Mujer Colombia y la Corporación Mundial de la Mujer Medellín/De Mis Manos, han venido trabajando en 92 municipios de 17 departamentos del país, a través del programa EMPROPAZ, para promover el desarrollo social y económico de personas microempresarias y emprendedoras, apoyando sus ideas de negocio y logrando su inclusión financiera.

A la fecha, 10.384 colombianos y migrantes venezolanos se han visto beneficiados con los procesos de formación especializada y personalizada para el desarrollo de habilidades empresariales que el programa ofrece en temas como gestión comercial, contabilidad y finanzas, marketing digital, innovación en procesos y productos, planificación de proyectos, entre otros.  

De estos, cerca de 6.000 participantes han podido acceder a cuentas de ahorro, CDT’s y microcréditos semilla para poner en marcha nuevos emprendimientos o fortalecer sus microempresas, logrando de esta forma la inclusión financiera de estas personas que les facilita hacer realidad un plan de negocios construido con el acompañamiento formativo del Programa.

De acuerdo con EMPROPAZ, en los territorios atendidos por el programa con acompañamiento educativo, la mayoría son mujeres (76%), y entre ellas, el 40% son madres cabeza de familia, además, 23% del total de participantes tienen a lo sumo educación primaria y el 41% manifiesta haber sido víctima de la violencia. Entre aquellos a los que el conflicto les toco la puerta, resalta la historia de Luis Fernando Valencia.

Caminos de Educación y Paz: JF Sport y EMPROPAZ

Luis Fernando nació en la ciudad de Buenaventura, “ni la violencia me ha podido sacar”, afirma el microempresario de 33 años. Actualmente, vive en el Barrio Rockefeller junto con su compañera sentimental y el menor de sus tres hijos. Gracias a EMPROPAZ pudo consolidar su negocio ‘JF Sport’, dedicado a la venta de artículos para patinaje que espera, próximamente, pueda tener un punto físico y ofrecer productos para otros deportes.

Conoció el patinaje a los 17 años gracias a su primo, quien inauguró una de las primeras escuelas de este deporte en la ciudad portuaria, allí Luis Fernando apoyaba en varias tareas como organizar los implementos de las clases. Aprendió a patinar en unos patines viejos y se enamoró de esta disciplina viendo a otros hacer acrobacias y con el tiempo se convirtió en entrenador.

Pero antes de que el patinaje se convirtiera en su segunda familia, en 2013, Luis Fernando fue víctima de las necesidades y de la ola de violencia que azotó a Buenaventura, dando algunos pasos lejos del camino de la paz, en gran medida por la influencia de su entorno, sin embargo, el nacimiento de su segunda hija le dio el impulso para salir de ese mundo.

En 2019, se convirtió en el administrador del Club Deportivo que arrancó su primo y vio una oportunidad para abrir su tienda deportiva ‘JF Sport’ que les ofreciera a los padres los productos necesarios para las prácticas deportivas de sus hijos. Gracias a su gestión, el Club también ha podido crecer en cuanto a herramientas para sus más de 60 alumnos, tiene personería jurídica ante la Gobernación, está afiliado a la Liga Vallecaucana de Patinaje y ya uno de sus pupilos obtuvo una medalla de oro, lo que le valió la afiliación a la Federación Colombiana de Patinaje.

Se enteró de EMPROPAZ a través de redes sociales y ya finalizó su formación empresarial que le permitió administrar estratégicamente sus canales digitales como Facebook y WhatsApp Business para promocionar sus productos y mantener actualizados a sus clientes. Y es que, por pandemia, el programa creó la alternativa de formación virtual en 10 departamentos, lo cual facilitó que 79% de los participantes continuaran sus procesos en ese momento; hoy ya son 1.443 personas capacitadas quienes principalmente se dedican al sector Comercio y de Servicios.

“EMPROPAZ significa un crecimiento no solo para mi emprendimiento, sino también para mi vida personal. Fui una persona que creció en medio de muchas necesidades, y estas hacen que el joven y el adulto se pierdan. Nunca es tarde para decir no, y nunca es tarde para decir sí, yo puedo”, dice Luis Fernando, quien también le ha regalado patines a niños de barrios de escasos recursos para apoyar sueños deportivos y alejarlos de los contextos de violencia presentes en su municipio.

NOTICIAS RELACIONADAS

Ya no tienes que ir hasta una oficina Bancamía para solicitar tus productos

Completa el siguiente formulario y un ejecutivo de desarrollo productivo se comunicará contigo para gestionar tu solicitud.