En 2018 Bancamía, entidad del Grupo Fundación Microfinanzas BBVA, desembolsó $1.2 billones en créditos productivos para microempresarios

En 2018 Bancamía, entidad del Grupo Fundación Microfinanzas BBVA, desembolsó $1.2 billones en créditos productivos para microempresarios
- La entidad superó el millón de clientes en este año y tuvo un crecimiento en el saldo de cartera del 10%.

- El banco reporta también que en el valor total de los créditos colocados creció 12% y en las captaciones 29%, comparado con el año 2017.

- Bancamía y la Fundación Microfinanzas BBVA miden el impacto social y económico de su gestión, encontrando que el 80% de los clientes con crédito son vulnerables desde el punto de vista de sus ingresos, es decir, están atendiendo a los colombianos de menores ingresos.
 
Bogotá, enero 24 de  2019.  El año 2018 marcó momentos importantes para Bancamía: celebró sus primeros 10 años de funcionamiento y superó el millón de clientes vigentes, una cifra importante para la primera entidad microfinanciera creada en Colombia, cuyo trabajo se centra en facilitar la entrega de productos y servicios financieros a los microempresarios. En esa línea, Bancamía, entidad del Grupo Fundación Microfinanzas BBVA, alcanzó el año anterior crecimientos destacados en diferentes indicadores que impactan directamente en la calidad de vida de los millones de clientes que atiende.

Dentro de los principales resultados alcanzados el año pasado, se destaca la expansión en 11,5 % del total de clientes, 54% de ellos mujeres, 50% con educación primaria a lo sumo y 44% pobladores de zonas rurales. Así, más de 281.000 créditos productivos fueron desembolsados por la entidad, por valor de $1,2 billones: todos entregados para capital de trabajo, inversión y fortalecimiento de los negocios de pequeños empresarios del campo y la ciudad, quienes en su gran mayoría se encontraban excluidos del sistema financiero.

En productos, el banco reporta que en el último año creció 12% en el valor total de los créditos entregados, esto permitió tener un incremento del 10% en el total de la cartera vigente, llegando a $1,3 billones. “En 2018 comprobamos que los microempresarios sí ahorran cuando desarrollamos productos acordes a sus necesidades. Esto se evidenció en el crecimiento en saldo de CDTs del 38% y en ahorro del 14%, este último principalmente en zonas rurales”, contó Miguel Ángel Charria Liévano, presidente ejecutivo de Bancamía.

Asimismo, aplicando un modelo de banca relacional, el banco puso en marcha una iniciativa para acercar más sus productos y servicios a los clientes a través de Corresponsales Bancarios propios y de redes posicionadas, llegando a casi 16.000 puntos de atención, esto indica una expansión del 323% en este canal, donde las personas pueden realizar consignaciones, retiros y pago de sus créditos sin tener que ir a una oficina, además, de tener mayor flexibilidad en horarios de atención, pues los comercios aliados atienden fines de semana y festivos.   

“En la ampliación de nuevos canales de atención, fortalecimos el uso de la Banca Móvil, llegando a 145.000 usuarios al finalizar 2018. Igualmente, terminamos los desarrollos de nuestra oficina virtual (web transaccional) con la que aspiramos generar importantes ahorros para los clientes en el tiempo y dinero que invertían para acercarse a una oficina del banco. Además, en 2018 centramos nuestra estrategia en reforzar el uso de la tecnología con procesos de movilidad de nuestros asesores, quienes hoy gestionan de manera digital y en el negocio de los clientes, las solicitudes de préstamos, la apertura de cuentas de ahorro y la entrega de información”, explica el líder de Bancamía, anticipando que en el 2019 la tarea está en tener un proceso de gestión de crédito y desembolso 100% digitalizado.

Como entidad con sentido social, Bancamía ha desarrollado, junto a la Fundación Microfinanzas BBVA, un sistema único de medición de impacto, en el cual se logró demostrar que el 80% de las personas atendidas con créditos son vulnerables desde el punto de vista de sus ingresos: en su totalidad microempresarios que buscan desarrollo productivo a partir de sus negocios.

La entidad, también, encontró que las unidades productivas de sus clientes se desarrollan al tener, en promedio, un crecimiento interanual del 13% en las ventas, 9% en sus excedentes y 20% en sus activos. De allí, que de los pequeños empresarios que inician su relación con el banco siendo pobres, el 52% logra superar esa barrera de la pobreza luego de dos años de relación con la organización.