Bancamía lanza programa de ‘Pagos Diferenciales’ para los campesinos

Bancamía lanza programa de ‘Pagos Diferenciales’ para los campesinos
- El objetivo es adaptarse a los ciclos de cultivo y producción, además al flujo de caja de los microempresarios agropecuarios, para ofrecerles un mecanismo de pago en diferentes periodicidades.
 
Con esta propuesta, el banco entiende las realidades de los productores rurales, quienes por sus actividades no tienen una misma disponibilidad mensual de recursos.
 
- La idea es que más emprendedores rurales excluidos del sistema financiero puedan acceder a productos de crédito, con la tranquilidad de que su actividad productiva le dará la facilidad para cumplir sus compromisos.
 
Bogotá, diciembre 14 de 2018/ Un productor de papa puede demorar seis meses para empezar a recoger sus productos. Durante ese tiempo trabaja en todo el sostenimiento de la siembra, sin obtener alguna ganancia. Entendiendo esa realidad, Bancamía lanza un sistema de ‘Pagos Diferenciales’ para el sector agropecuario, con el que busca facilitar a los campesinos el manejo de sus créditos, dependiendo de los tiempos de las cosechas o su actividad productiva (cría de animales, producción de leche, etc).

Los pagos diferenciales son un mecanismo ajustado a las necesidades de los clientes, ya que se realiza una liquidación del valor a pagar a plazos y montos irregulares acordados con base en los ingresos que les genere la actividad agropecuaria o de transformación y comercialización de productos que desarrollen, así estos podrán atender su obligación financiera sin dificultades.

El 44% de los clientes de Bancamía viven en zonas rurales y más del 60% de ellos se dedican a actividades agropecuarias, por lo que este nuevo modelo de pagos beneficiará a por lo menos 100.000 productores del campo, quienes ahora podrán organizar el pago de sus cuotas, amortizando intereses y realizando abonos a capital en periodos que pueden ser mensuales, bimestrales, trimestrales, cuatrimestrales o semestrales.
Entre los requisitos que se tienen en cuenta para acceder a este método de pago es que la producción agropecuaria que desempeñe el cliente tenga mínimo 24 meses de antigüedad, que el monto de capital solicitado se encuentre desde los $550.000 y que el plazo máximo de la inversión sean 60 meses.

En este caso, con el acompañamiento de un asesor del banco que va hasta las unidades productivas, el cliente establece los periodos de pago de su crédito, que puede ser para inversión o capital de trabajo, contando con el apoyo de un simulador de pagos, especialmente desarrollado para este nuevo sistema.

“Las barreras de acceso a productos y servicios financieros son mayores para los pobladores rurales y entender su realidad productiva nos llevará a ser más asertivos en el apoyo que desde Bancamía les estamos dando para acompañarlos en su desarrollo. Adaptarnos al flujo de caja contribuirá a realizar una inclusión financiera duradera y responsable, además de permitir que muchos más campesinos puedan acceder a recursos con la garantía de poder acomodar sus finanzas a su ciclo de trabajo”, manifiesta Miguel Ángel Charria Liévano, presidente ejecutivo de Bancamía.